Definición y clases

Liquidar una empresa es el último paso a realizar en caso usted ya no desee seguir con su negocio. Esta página le ofrece los conceptos básicos que usted necesita manejar al respecto.

La ley que regula las liquidaciones de empresas es la Ley General de Sociedades Mercantiles. Allí se establecen dos tipos de procedimientos:

1. La disolución

La disolución es la etapa previa a la liquidación. En este periodo se declara una sociedad mercantil como disuelta cuando se presentan algunos de los causas estipuladas en la Ley General de Sociedades Mercantiles para la extinción de la empresa como ente jurídico. Esta disolución sirve de base para una futura liquidación empresarial.

Legalmente, la empresa mantiene su personalidad jurídica solamente para que pueda proceder el proceso de liquidación. Así, ya no puede continuar con el giro de negocios que tenía establecido pero subsiste para que sus recursos materiales y económicos queden a disposición de jueces estatales que decidan su repartición entre trabajadores, accionistas y acreedores.

2. La liquidación

La liquidación es el segundo paso, y paso final, en el cierre legal de una empresa. Abarca todas las decisiones posteriores a la disolución que atañen directa o tangencialmente el pago de pasivos, el cobro de créditos y la repartición de bienes entre socios luego de convertirlos en dinero en efectivo. Este proceso dura hasta que todos los socios hayan opbenido una repartición conforme a ley de los bienes de la empresa y/o sociedad.